Pastillas para adelgazar

¿Las pastillas para adelgazar son un gran negocio?. Dentro de la industria farmacéutica la obesidad se ve como una enfermedad muy rentable. Se puede estimar en millones los beneficios que un medicamento para bajar de peso con éxito podría llegar hacer. Pero estas empresas ¿son capaces de crear pastillas para adelgazar que realmente funcionan?, es decir una píldora que sea segura y eficaz en la resolución de la enfermedad de la obesidad?. La respuesta al parecer es no.

Es cierto que las distintas administraciones de los distintos países desarrollados han aprobado un pequeño número de medicamentos para la reducción de peso, pastillas para adelgazar como Xenical, para su uso a largo plazo en el tratamiento de la obesidad, aquella cuyo índice de masa corporal supera el 30. Pero los resultados de los diferentes ensayos clínicos no han sido muy satisfactorios. El rango total de pérdida de peso normal está entre 5 y 10 kilogramos. Por otra parte la mayor pérdida de peso en los pacientes sometidos al estudio ha sido en aquellos en que habido una combinación de tratamiento farmacológico, dietas para adelgazar, ejercicio y asesoramiento. Precisamente por esto es difícil determinar el efecto preciso de la medicación en esa bajada de peso. En los estudios en los que no había esta combinación la pérdida de peso fue reducida y hubo una mayor tasa de abandono. Por tanto podemos afirmar que las pastillas para adelgazar no son la respuesta a la obesidad especialmente cuando se tiene en cuenta su enorme costo.

¿Deberían sorprendernos estos resultados?

En realidad no. Despuéspastillas para adelgazar21 300x215 Pastillas para adelgazar de todo, incluso en la cirugía bariátrica no se garantiza la pérdida de peso a largo plazo a menos que los pacientes cumplan con el necesario régimen dietético postoperatorio. Algunos expertos en obesidad afirman que tanto las intervenciones médicas como las diferentes medicaciones no tienen resultado porque dejan todo control y responsabilidad al paciente. Desde este punto de vista, solamente se producirá una oportunidad de bajada del real de peso a largo plazo cuando el paciente acepte la responsabilidad total por sus hábitos alimenticios y estilo de vida.
Como nos podemos imaginar esta visión no es satisfactoria para ninguna de las partes implicadas, ni para las compañías farmacéuticas ya que no pueden ganar el dinero que desearían, ni para los médicos ya que no pueden dar una esperanza a los pacientes con sobrepeso, ni a los consumidores que quieren perder peso de manera inmediata sin tener que cambiar sus hábitos alimenticios.

La estética y las pastillas para adelgazar

La demanda de pastillas para adelgazar no se limita a personas que sufren obesidad clínica. Millones de personas que necesitan perder peso sin sufrir obesidad severa, es decir no necesitan perder 20 kilos, sino que son unos cuantos kilos para verse bien estéticamente, toma pastillas para perder peso, como puede ser quemagrasas o activadores del metabolismo. De acuerdo en diferentes estudios casi el 25% de estudiantes recurren a pastillas para adelgazar cuando intenta perder peso, incluyendo laxantes y diuréticos.

Estas pastillas sin receta son más difíciles de evaluar, ya que no están sujetas al mismo nivel de regulación que los anteriores. Así pueden contener ingredientes que no están 100% probados, y sus dosis y efectos adversos no están suficientemente aclarados en la etiqueta. Por tanto debemos tener cuidado con ellos. Sin embargo este tipo de pastillas para adelgazar produce en unos enormes beneficios a las empresas apoyados por campañas publicitarias costosas.

Pastillas de base herbal para una alimentación saludable

En los últimos años hemos visto un aumento increíble en la venta de pastillas compuestas por una combinación de diferentes hierbas que se comercializan para que tengamos “una alimentación saludable”. Estos suplementos suelen ser una combinación de vitaminas y otros ingredientes activos que supuestamente nos va a permitir una pérdida de peso más saludable y sin riesgos. Estas afirmaciones generalmente no van acompañadas de una evidencia clínica. Sin embargo hay un creciente interés por este tipo de pastillas para adelgazar basándose en que son naturales.

¿Pero cómo funcionan las pastillas para perder peso?

De forma muy simplificada, estas pastillas para perder peso funcionan ya sea alterando la química del cuerpo para reducir el apetito, o para interferir en la digestión a fin de reducir la absorción de calorías. Son supresores del apetito o interfieren en el aparato digestivo como los bloqueante de grasas (inhibidores de la lipasa) o bloqueantes de la absorción de carbohidratos y con un elevado nivel de fibra.

La seguridad de estos medicamentos deberemos basarla en una correcta supervisión médica y administración. Los efectos adversos vienen cuando no seguimos correctamente las instrucciones del fabricante. Estos efectos pueden ser problemas del corazón o presión arterial y accidentes cerebro vasculares, además de una amplia gama de efectos menos graves. Lo mismo sucede con las pastillas para adelgazar sin receta, cuyos efectos adversos pueden ser presión arterial alta, palpitaciones del corazón, arritmias, mareos, visión borrosa, dolor de cabeza, insomnio, obstrucciones intestinales, ansiedad y depresión.

Pero su principal problema es la falta de obtención de beneficios a largo plazo y la desmoralización de sus consumidores.

Las grandes campañas publicitarias que acompañan a este tipo de suplementos tales como “pierde peso sin esfuerzo” o “baja de peso mientras duermes” son las que han generalizado el uso de estas pastillas para adelgazar sin embargo debemos fijarnos en que normalmente se recomienda la toma de estos suplementos junto con una dieta para que produzcan resultados. Además también se recomienda la práctica de ejercicio. Por tanto muchas veces la pérdida de peso no se va a producir por la toma de estas pastillas sino por los cambios que hemos hecho en nuestros hábitos.

Cambios en ciertos ámbitos de nuestra vida cotidiana pueden ayudar mucho más que la toma de pastillas para adelgazar en nuestro objetivo de perder peso, sin embargo podemos ayudarnos de ellas para acelerar el proceso pero siempre bajo la supervisión de un especialista.